• Asociación Asdent


    Entra en la web www.asdent.es y colabora con Nacho.

  • No pierdas el norte.

    No perder el norte es una de las condiciones indispensables para nuestro destino.

  • Lugares de postal.

    Hay lugares que te ofrecen una postal. Visita el álbum de fotos.

Asdent

No imagino a un grupo de bomberos negándose a ir a rescatar a un accidentado, que ha caído de una forma rara (poco común, inusual…) por un acantilado. Simplemente hacen lo imposible por rescatarlo. Pues eso es exactamente, lo que a mi forma de ver, hacen los gobiernos con sus compatriotas cuando tienen la desgracia de sufrir una enfermedad poco común, inusual, que no rara, abandonarlos a su suerte.

Raro sería, que un gobierno verdaderamente comprometido con sus conciudadanos, hagan lo imposible por solventar situaciones de este tipo.

En estos días he tenido la oportunidad de seguir el caso de Nacho, un niño enfermo de Dent, una enfermedad causada por una mutación en el cromosoma X. Una enfermedad que dificulta la vida diaria a Nacho.

Eva Gimenez, la madre de Nacho, lucha de forma incansable para lograr una medicación que le devuelva al menos calidad de vida a su hijo. Esta madre es una de las tantas madres corajes que tenemos en nuestro país, a falta de políticos con gallardía para afrontar este tipo de enfermedades.

Una madre coraje, que aun padeciendo esclerosis múltiple en el 53% de su cuerpo, es capaz de plantearse cualquier tipo de reto, para recaudar fondos para la asociación. Una madre que deja atrás a su hijo y a su marido para embarcarse en una aventura, como la de cruzar el desierto de Atacama (en Chile)  en bicicleta y así recaudar fondos.

En el video que Horacius  ( https://youtu.be/V3-t4vLmjlA ) nos muestra de la última etapa en el desierto, he visto una madre medio moribunda, que sacaba la fuerza  de lo más profundo de su corazón.

David, padre de nacho, otro luchador innato, ¡Qué difícil debe ser quedarse! Tener la mente aquí y allí, con Eva. Incansable en su trabajo, en y por la asociación.

Por favor, os pido a todos que entréis en su página web www.asdent.es y colaboréis en la medida de lo posible. No paséis de puntillas podemos ayudarles de muchas formas y maneras. Compartir el enlace de su web con todos vuestros amigos. La sonrisa de un niño no tiene precio.

¿Y si fuera vuestro hijo?       

¿Dieta? Dieta no…

Que somos lo que comemos parece ser que está cada vez más claro. Hoy en día son muchísimos los estudios realizados en materia nutricional. Cada vez somos más conocedores de los alimentos que son más o menos saludables y de cómo nos afectan cada uno de ellos a nuestro organismo.

Los sistemas de salud de todo el mundo hacen multitud de recomendaciones al respecto. Todos nos alertan de los riesgos de la obesidad. Todos gastan un dineral al año para paliar la obesidad de una u otra forma.

Que cada vez tenemos en España un número de obesidad infantil más elevado, no es ningún secreto. La alimentación y el sedentarismo son las causas principales, que no las únicas.

Así mismo, todas las indicaciones de los sistemas de salud mundiales, parecen ir en la misma dirección. Las grasas y los azúcares, los justos.

En este artículo quiero poner la lupa sobre los azúcares.

Ya se han publicados numerosos artículos científicos, en los que se advierten de la inclusión de azúcares en alimentos prefabricados. Las empresas de alimentación recurren a este ingrediente por dos motivos: Uno, porque en ocasiones rebajan el amargor del producto y dos, lo más habitual, porque nos están creando esa adicción tan peligrosa, que a ellos les reportan cuantiosos beneficios económicos.

Como ocurre en todas las parcelas de la vida, las investigaciones tienen siempre una doble aplicación. El láser se inventó para una intervención ocular y hoy en día copa la industria armamentística.

Las empresas saben el poder de adicción que tiene el azúcar, equivalente al tabaco o el alcohol,  así que lo incluyen en sus productos sin que nuestras autoridades pongan freno a estas conductas.

Por otro lado, deberíamos plantearnos eliminar la palabra dieta de nuestro vocabulario y sustituirla por educación alimentaria. La palabra dieta nos sugiere, esfuerzo transitorio y esto está claro que es un grave error. Lo idóneo sería educarnos con hábitos saludables.

A mi forma de ver, los dietistas deberían ser educadores profesionales de la alimentación, y no limitarse exclusivamente a poner dietas. Pararse a explicar que debemos comer, como debemos hacerlo, porqué, etc… darían un servicio mucho más completo y profesional.

Actualmente estoy en proceso de educación alimentiria, con una gran profesional y me doy cuenta de lo adictiva que es el azúcar. Tal es así, que de vernos inmerso en una guerra, que no ocurra, tendríamos un serio problema, seguramente nos comeríamos los unos a los otros. Los reality show televisivos  lo saben, por ello lo primero que hacen es restringir la comida, sobre todo los azúcares, para que estén más alterables y se produzcan altercados entre ellos que den espectáculo.

Recapaciten, inviertan tiempo en la elaboración de comidas saludables, porque viviremos más con una mayor calidad de vida.

Un saludo para tod@s.

 

El final del verano.

Como si de la conocidísima canción se tratara, algunos acogen la noticia con tristeza, pero seguro estoy, de  que las madres y padres que aún tienen sus hijos en edad escolar de vacaciones, no ven llegar ese día en el que sus retoños pongan orden al día a día con tan ansiada rutina.

Tras dejar atrás los días de desconexión, nos encontramos con lo que para mí es la peor de las cuestas, la de septiembre, donde hemos hecho grandes esfuerzos económicos para poder disfrutar de nuestras merecidas  vacaciones, el que ha podido claro está. Eso sí, cada uno a su estilo, porque hay tantas concepciones de vacaciones como personas. Ahora nos encontramos con los gastos escolares, los extraescolares y en muchos casos, con los pagos de pequeñas mensualidades prestatarias, ocasionados por la financiación del periodo vacacional. Donde muchos se pulieron la paga extraordinaria, incluso antes de cobrarla.

Ahora toca escuchar los comentarios de padres y madres, indignados por los precios de los materiales, de los uniformes, de los libros, etc, etc,… cosa que nunca he logrado entender. Personas que gastan al año más dinero en paquetes de tabaco, cervezas, tapas, juguetitos caros, móviles, etc… que en todo el periodo lectivo de sus hijos.

Son muchos los artículos escritos en referencia al gasto medio de una familia por hijo, tantos que casi ningunos coinciden ni por casualidad. La media de ellos rondan los 500 euros, que si a su vez, estos los dividimos por los meses lectivos, 9 meses, nos resulta la cantidad de 56 euros no llega. Una cantidad casi ridícula para la educación básica de nuestros hijos.

Quiero dejar bien claro que me refiero a aquellas personas a las cuales parece dolerle más, gastarse un euro en un libro de texto que en un paquete de cigarrillos.

 

Sé de primera mano, que para algunas familias este gasto es inviable, como en el caso de mi madre cuando éramos pequeños, por ello debe de haber un plan de ayudas específico destinado a este colectivo de personas, con pocos o ningún recurso. Este tema lo trataremos en otro artículo un poco más adelante.

Un saludo para tod@s.  

 

Pundonor:

¿Pero qué está ocurriendo en nuestra sociedad? ¿Cuándo van a dejar de pensar, nuestros políticos, en sus intereses propios y partidistas? ¿Cuándo nos vamos a enterar, de que las acciones y omisiones, de nuestros responsables políticos, nos afectan de una u otra forma? ¿Cuándo vamos a tomar consciencia, en esta España, de que tenemos que reaccionar?

No puede ser que mantengamos vigente un sistema electoral, que contemple de forma indefinida, la posibilidad de mantenernos sin gobierno. Menos aun estando en Europa. Una Europa cada vez más controladora, más exigente. Una Europa de la que recibimos multitud de fondos, ayudas que no llegaran sin unos presupuestos acordes a sus exigencias, etc…

Bajo mi punto de vista, tenemos una ley electoral obsoleta. Una ley que ya ha cumplido, más que suficientemente, el objetivo de sacarnos de la dictadura. Una vez fuera del fango, hay que soltar la cuerda que nos sacó de aquellos lodos y seguir nuestro camino.

Dejemos de ser un país de triquiñuelas, ya está bien, ¿Queremos democracia?, pues tengamos democracia. Que gobierne el partido más votado, a dos vueltas para aseverar. Ya está bien de pagar peajes independentistas, con el dinero del pueblo, para desbancar al partido más votado, sea el que sea, con el único fin de poder ocupar los sillones del poder.

Dos elecciones generales, que nos han costado un dinero que no tenemos. En las dos ocasiones ha ganado el mismo partido. En las segundas votaciones se refuerza, aún más si cabe, el voto del partido más votado. Separado por más de dos millones de votos, el primer partido político del segundo. ¿Y seguimos sin gobierno?

Hay que ser consciente de cuando se gana y cuando no. Máxime cuando Europa ya nos está diciendo que para el 15 de octubre del año en curso, debemos tener aprobados unos presupuestos para no ser sancionados con una multa de 5.000 millones y la congelación de 1.100 millones en fondos.

Desde mi pequeña parcela pido pundonor, eso que en los escalones más básicos del deporte te enseñan. Respeto por el que gana, que en ocasiones no es el que mejor lo hace, como ocurre en los deportes de equipos.